Presencias

OBJETO A

Septiembre-Octubre 2010

Curaduría: María Carolina Baulo

Postal 3-FINAL.jpg

Nuestras vidas están rodeadas de presencias y hasta las ausencias refieren a aquello que, por definición, no está presente. Lo que nos rodea nos define aun cuando no tenemos poder sobre ello o cuando es del orden de lo que elegimos como propio y sobre lo cual ejercemos un poder absoluto. La idea de esta muestra es presentar un grupo de artistas con puntos de vista claramente diferentes desde lo estético y desde la propuesta plástica, pero unidos por un tema que los vincula y opera como hilo conductor: lo presente, la fuerza de aquello que está muy a pesar nuestro y de aquello que sin quererlo habla de nuestra personalidad. Lenguajes distintos, medios expresivos complementarios que combinan el video con la fotografía, la pintura con el collage, la escultura con las instalaciones, los espacios abiertos con los cerrados.

               

Micky García del Río presenta una video instalación configurada por imágenes deslumbrantes, alegóricas y hasta perturbadoras, donde la realidad y la ficción se entremezclan. Son lo que parecen o tal vez parecen lo que no son; espejismos. No hay principio ni final. Es un viaje cíclico virtual del eterno retorno. Maria Chapur propone desde la pintura, un paisaje de otros mundos que una vez más, remiten a lo inaprensible; siguiendo con la línea de la naturaleza y los elementos, pasamos a descubrir formas pregnantes y geométricas que se comunican en una infinita danza de color donde se pierde el registro del tiempo. Stella Benvenuto completa el grupo con los Backlights, enfatizando la relación de fuerzas que se da entre la naturaleza y la tecnología, interactuando en un diálogo constante. Factores como el tiempo, la supremacía de los elementos, la levedad del ser, juegan en estas tres artistas un rol destacado; nos muestran la omnipresente e ingobernable presencia de la naturaleza en la vida del hombre.


En otra dimensión Francisco Estarellas sale del macro espacio para pasar a lo micro, aquello que está en nuestro poder modificar. Su objeto del deseo es la cama y el interés del artista pasa por descubrir “sus muchas facetas o personalidades, estilos de vida. Diferentes destinos…Algo que se esconde en la multiplicidad de sus formas”, tal como él mismo lo define. Todo lo que pasa por la cama como santuario en cada una de las instancias vitales del ser humano, haciendo de este objeto algo tan personal como las acciones que en el se desarrollan. Caso similar es el de Claudia Gherstenfeld quien también apuesta a los objetos de carácter íntegramente “humano” y trabaja con los zapatos como estandarte del movimiento: el propio impulso de lo que avanza, el progreso y el retroceso, el ida y vuelta del devenir, una suerte de rueda de la fortuna ad nauseam. Estar presente es una acción en si misma y las presencias que elegimos para presentarnos y representarnos nunca son casuales ni aleatorias sino portadoras de nuestra voz única e irrepetible. Cómo tendemos una cama o cuidamos un par de zapatos, nos es nada más ni nada menos que la forma en que cobijamos y caminamos por los senderos de nuestra vida.


Cinco artistas que buscan relacionarse con el entorno que les toca habitar, modificando, alternado, aceptando lo que les es dado y lo que eligen aportar como propio a ese espacio que es tan suyo como nuestro.