Siestas Paraguayas con Sueños Chinos

ThisIsNotAGallery

Noviembre 2010

Curaduría: María Carolina Baulo

INVITACION baja.jpg

“(…) y fui preso de un estado cuasi alucinógeno,
en medio de una de las famosas Siestas Paraguayas-
que me llevaron a viajar hasta aquel lugar-,
donde la revelación del tesoro se hizo presente
claramente en mi, como un mensaje divino.”
Henry Walton Jones Jr.
Antropólogo y Profesor, Universidad de Barnett y Marshall College


La vigilia nos mantiene alertas y el sueño nos sumerge en lugares donde la barrera de la represión pierde parte de su fuerza; las siestas -en especial las de verano donde el clima nos incita a desnudar los cuerpos- invitan a participar de una suerte de trance, de ensoñación mágica…ni tan dormidos ni tan despiertos, donde la fantasía despliega todo su poder de seducción. Espacios que se dan en todas partes del mundo, lugares que se transforman en puntos de encuentro y que captaron la atención del artista desde que tiene memoria. Allí, en medio de esas siestas báquicas, se construyen sueños eróticos, que muchas veces se corporizan y convierten en realidad entre los visitantes que frecuentan esos bosques.

Una obra donde la idea de “lo paraguayo” se define como uno de los ejes fundamentales; Barreto padre- paraguayo él- sembró la inquietud en Dany, con jugosos relatos sobre las leyendas de los tesoros enterrados debajo de los árboles… relatos que dispararon verdaderas travesías de buscadores de fortunas, viajes de reconocimiento del suelo, pero también el interés de especialistas involucrados en la silenciosa y perspicaz tarea de la búsqueda, dedicando años a su estudio. Sumado a los datos arrojados de la experiencia – cual libro de apuntes de Alexander Von Humboldt- los hechos nos indican que la Guerra de la Triple Alianza dejo un tendal de tesoros ocultos- por acción de sus propios dueños- por temor a los saqueos… invaluables reliquias de familia. Con el paso del tiempo, el boca en boca hizo que se poblaran esas tierras de fanáticos y científicos, pero lo fenoménico siempre siguió de cerca el accionar de la ciencia y los oportunistas porque las leyendas han demostrado que la naturaleza habla y se expresa en forma contundente: cuando se está cerca de sacar a la luz uno de sus preciosos bienes - que a esta altura la tierra ya cobija como propios- suceden cosas inesperadas como árboles que se prenden en llamas, gases tóxicos emanados por el oro puro enterrado, los colores del cielo que cambian y alteran su densidad, la luna llena, los vientos calientes; los locatarios hablan de experiencias sobrenaturales que no hacen más que alimentar el deseo y el misterio…

Las Siestas Paraguayas describen todo un mundo que existe justo en el límite entre lo real y lo artificial: la supremacía de los verdes, celestes y azules, cobran la forma de una naturaleza viva y brillante que nos hace participar de espacios íntimos donde prevalece la atracción por aquello que nos provoca incertidumbre. Un rasgo particular será la presencia del acto devocional, el agradecimiento propio de la ofrenda, combinado con las experiencias del artista, aquellas que desde chico viene registrando sistemáticamente como situaciones placenteras ligadas a la naturaleza, el descanso, el sonido de lo salvaje, los espacios semi-secretos, la tentación por lo desconocido, el placer, el sexo, lo prohibido. Espacios salvajes pero también urbanos, recovecos con plantas, pájaros, cantos y sonidos de la naturaleza, nos llevan a un mundo donde los tesoros escondidos no son lo único factible de encontrar entre la mata densa y misteriosa…lo oscuro y lo maligno también se presentan como alternativa…Un juego de postas que se hace más oscuro a medida que avanzamos y cuanto más nos sumergimos en él, el deseo opaca el temor y nos hace querer ver más… y más…

Thisisnotagallery es el espacio ideal para representar un monte laberíntico que sumerja al espectador en una experiencia renovadora que combine toda esa urbe de estímulos propios de las Siestas Paraguayas, la búsqueda de los tesoros y el arte. La interacción entre objetos de aparente falta de conexión entre ellos, oculta un significado que habrá que buscar, como los tesoros paraguayos, más allá de las palabras; una gran instalación con cuadros peludos, el protagonismo de lo audiovisual (música, sonidos ambiente, video), objetos de marcada extrañeza, esculturas y el rol activo de quienes completan la obra con su presencia. Una relación que se construye a partir de un lenguaje del cual Barreto se apropia, reformula y hace propio, dando al conjunto la armonía estética necesaria para reconocer su presencia en la totalidad de la obra y en sus partes.